PIK’BIL

Existe un pik’bil capaz de transportarme a un lugar desconocido

como si lo conociera.

Entrar en un espacio sagrado,

en una conversación reservada para mí en un lugar inexistente,

un lugar donde se vuelve a unir un lazo que la negación de la tradición,

en este caso, había roto.

Me coloqué en esa grieta

–con el pik’bil rasgado del frente–,

en la transparencia de su gasa,

y pensé en mi bisabuela y en mi abuela materna

y en sus historias, sus dolores, sus resistencias, sus muertes

y pensé en mi dolor, mi resistencia, mi muerte

–por ratos de ellas, de cada una, por ratos nuestros–.

Tejidos y bordados heredados,

un tanto en la sangre, otro tanto en la materialidad

del vestuario.

Miles de hilos intrincados, cargados de memorias

re-visitas que se actualizan

como pájaros o como flores

–incluidas las que nos llegan en código genético–

Desde la experiencia y el sentir, se piensa.

Corporeizar y encarnar la tradición

de modo que se vuelva ancla y catapulta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s