THEOS

Una sombra detrás de las preguntas, el marcador dentro de un libro en blanco, el símbolo indescifrable en la ruina. El eco en el corredor del fondo, el polvo acumulado en las esquinas del patio.

El victimario y la víctima, el macho agresivo, el manipulador. Hambriento insaciable, pedófilo cobarde, un anciano perdido en su propia demencia. Renuncia, invasión, pérdida, oquedad. La ignorancia en su máxima expresión, el inepto. Xenofobia, homofobia, horror vacui.

El poeta frustrado, el alcohólico abandonado en la acera. Palabras monótonas en lenguas muertas. Un fantasma. El sol cuando no tiene nombre, la muerte cuando es sólo eso. Melodías usurpadas, tétricas esculturas. El vecino resentido, la putrefacción. Mitad hombre, mitad idea.

Lamentos adornados, universo disfrazado. Pesado sentimiento de insignificancia, anulación. Manos, pies, espaldas ensangrentadas, desesperanza, hastío, culpa. El abandono de sí mismo.

La imposibilidad, la inutilidad, la excusa. Resignación y mentira. Homicidio, femicidio, genocidio. La deuda impagable, el peso, la rabia, la inconsecuencia. Omnipresente, omnisciente, eterno. Su eternidad está garantizada en nuestra ignorancia. No dejará de ser hasta que seamos. Pero, ¿qué somos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s