MIEDO

Me hubiera gustado ser niña: tener una mascota que me importara, nombrarla con algún nombre inventado, jugar a ponerle listones de colores.

Jugar a tener conversaciones con otros niños, no preocuparme por nada (pero tenía miedo).

Me hubiera gustado ser adolescente, no tener tanta prisa. Darme el chance de ver con ojos jóvenes el mundo, los míos, sin robarme otros. Escribir con un corazón joven e inocente sobre cualquier cosa: las cosas más simples. Enamorarme sin mayor reparo, ir a fiestas de 15, reír con amigos –reír al menos–, contar secretos y guardarlos (pero tenía miedo).

Me hubiera gustado ser madre. Sentir la ilusión de un hijo, imaginar sus ojos y su sonrisa, acariciarme el vientre con ternura. Desvelarme con ilusión. Sentarme al lado de mi pequeño y contemplarlo, enseñarle a colorear y a decir cosas. Verlo crecer y encontrar en sus gestos, cada vez, más gestos míos. Me hubiera gustado, pero tenía miedo.

Me hubiera gustado ser fuerte, no atarme, no cegarme. Tener la mente clara y los ojos desempañados. Seguir un camino certero y continuar sobre este una vez me hubiera encontrado a mí misma en él. Ser quien yo era – ser, simplemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s