SABÍA

sabía, pensaba, me imaginaba, que no sería sólo yo

-yo quiero ser única, irrepetible, irremplazable-

pero vos no sabes cómo ver sólo hacia acá

no podés encontrarme a mi sola y olvidarte del resto

olvidarte de que el mundo existe afuera de mi

-egoísta, necia que soy; yo sólo te quisiera a vos, sin compartir-

dije esperáme un par de días; voy a llamarte

-prometo que voy a llamarte-

me habías olvidado

“Lo sabía” -sabía que no sería nunca;

no seré, la única- nunca fui

el punto es…

no me sé entender, encontrar, sostener de pie (sin vos)

pero vos has sido, por años, un fantasma

por siglos una sombra

por eras un recuerdo, un secreto, una conversación secreta

una imagen que aún hoy pernocta detrás de mis ojos

yo no sé como tenerte y no tenerte

no sé cómo amarte pero mucho menos cómo dejar de hacerlo

conflicto absurdo -egoísmo absurdo-

si tenerte es compartirte puedo hacerlo

pero con el tiempo el corazón puede congelárseme

por dentro el hígado puede desgastarse

en medio de todo nuestros días pueden nublarse…

ya te dije que estoy enferma, y ya te dije que te adoro

te conté cuantas veces he pensado en vos

cuántos días he pasado deseando dormir con vos

cuántos whiskys solitarios compartí en silencio con vos

cuántas historias te he contado -y te cuento a diario-,

mientras camino, mientras duermo…

no se me acaban las palabras para vos

llevo tanto -he perdido a la cuenta- de escribirte y hablarte

que no puedo dejar de hacerlo

no sé cómo dejar de hacerlo

como no sé cómo no buscarte

no soñarte…

morirme y no; te dije que estoy enferma y que la muerte me da miedo

pero no me estoy muriendo

quiero vivir para verte; hablarte; escribirte

cometo errores una y otra vez

dejé de cortarme hace siglos

y de fumar

y de pegar de gritos

pero de nuevo lo hago en mi mente

no dejé de imaginarlo

de quererlo

me lo tragué todo

también me tragué un “te amo”

y un “también quiero tener un hijo contigo”

¿es tarde ya, …, para decirlo?

miro tus fotos

siento tu olor

tu pelo, tu barba, la textura de tu espalda

si cierro los ojos o no, allí estás

cuando llegue a vieja pensaré en vos

cuando llegue a cualquier parte pensaré en vos

quisiera que estuvieras allí y verte los ojos a vos.


2012

Imagen: Elise Morris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s