VIAJES

Schiphol, Amsterdam, 2 de agosto, 2007, 6AM:

La gente desayuna café y cigarrillos –yo un antiácido–.

El cansancio cuaja.

Rotterdam, 5 de agosto, 10PM:

Noche fresca; aún clara.

Una ciudad iluminada, edificios nuevos y una pequeña muestra de la antigua ciudad en contados edificios al otro lado del río.

Viento tibio…

El sonido del agua debajo del puente se mezcla con el zumbido de los autos que pasan y el viento.

El día termina suavemente.

6 de agosto, Kinderdijk:

Cielo nublado y viento frío. Paisaje.

9 de Agosto, Bélgica (Estación Antwerp-Gelt):

Lluvia. Silencio. Verde paisaje. El tren avanza. Las gotas dibujan líneas paralelas en el vidrio de la ventana.

Lokeren: Estación minúscula; andenes vacíos.

Bruges, 10 de agosto:

Tarde nublada; la vieja Europa nublada… Ya no llueve.

Verano frío.

Calles que han visto siglos; generaciones. Fachadas de casi mil años.

Bruges es un pueblo en donde la historia se puede leer en las paredes, en cada ladrillo.

Wafles, panqueques, chocolates.

Dame:

En Dame existe sólo una iglesia y un palacio.

Una iglesia del siglo XII con una torre de escaleras en caracol interminables.

Y desde arriba todo es mágico, impalpable –etéreo–.

El viento es fresco, los campos como alfombras; dan ganas de instalarse.

 


2007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s