SOUNDTRACK

Eras mis citas diarias

llenas de profundas

y divertidas conversaciones imaginarias.

Te convertiste en mi amo, y yo en tu esclava

y la del tiempo que pasaba esperandote.

Eras la literatura, la musica,

la noche, las mañanas tranquilas.

Te decia a diario que te queria,

te abrazaba por horas, y las alargaba.

Caminaba sobre nuestros pasos,

y regresaba una y otra vez.

Cada dia volvia a ser mas joven

regresando a dias viejos,

esmerandome por pasar alli, contigo, un rato.

Y lloraba, lloraba todo el tiempo,

sobre la almohada y sobre el cuaderno,

sobre las mesas, las copas,

sobre los ceniceros y los espejos…

Bailaba contigo en los pasillos,

en las banquetas, en los taxis, en las tiendas.

Y te cantaba canciones silenciosas en los cines,

en las galerías y en los bares, incluso en las discotecas.

Luego probé olvidarte.

Ahora ya no lloro.

No tanto, no siempre.

Guarde las conversaciones

para las paginas de mi cuaderno exclusivamente

y los bailes para los sueños.

Luego deje las canciones para los recuerdos,

a modo de soundtrack.


2005

Imagen: Ralph Gibson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s