CASA

Quedate en casa

Pero no te quedés solo

Dejás blanco el espacio

entre vos y yo

Dejás sola la música

flotando en el vacío

Te olvidás de la respiración

Estás.

Pero la lluvia y sus pétalos

caen secamente sobre un suelo vacío.

Quedate.

Pero no solo mirándome la sombra

que se me escapa y se esconde.

Te sentás.

Analizás tus sueños y tus pesadillas

sin incluirme en ninguno.

Te paseás sobre el miedo

de no encontrarte

mientras me perdés a mi.

Y te perdés más todavía.

No puedo seguir sosteniéndote el mundo

conmigo sentada encima.

El blanco entre nosotros empieza a ser negro.

Quedate.

Caminás con mi ausencia de la mano

y la apreciás.

Te esforzás como siempre

pero en la lucha soy yo la que salgo herida.

Acabás conmigo.

Gritás sin mi.

Me sonreís de lejos pero de cerca me golpeás.

Vas a caminar solo.

Rápido.

Lejos

hasta desaparecerte.

No vas a llamar para que te perdone

otra vez.

O para perdonarme.

Vas a acabar con el aire.

Con la cercana añoranza,

con la ciega melancolía.

El negro va a quebrarse.

Vas a quedarte solo vos

en silencio.

Quedate en casa.

Podríamos recuperarnos.

Podríamos llegar a darnos cuenta

de que no estamos solos.

Y dejar de llorar

cada uno de un lado de la puerta.


2001

Imagen: CHRISTOPHE DILLINGER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s